FANDOM


Segundo Libro de las Crónicas
Segundo Libro de los Paralipómenos
Datos básicos
Autor Esdras
Fecha Siglo IV
Idioma Hebreo
Abreviatura 2 Cró.
Números
Capítulos 36
Nombre
Más datos
Testamento Antiguo Testamento
Sección Historicos
Número de libro 8
Otros datos
Eventos Importantes Construcción del Templo
Llegada de la Reina de Saba
División del reino
Invasión de Senaquerib
Descubrimiento de la Ley
Caída del reino de Judá
Personas Importantes Salomón
Ezequías de Judá
Josías de Judá


Segundo Libro de las Crónicas también conocido Segundo Libro de los Paralipómenos, II Crónicas o 2 Crónicas es un libro bíblico del Antiguo Testamento. En la Biblia católica se halla ubicado entre I Crónicas y Esdras, en tanto es el último libro del Tanaj hebreo.

Nombre

La Septuaginta que es la biblia de los 70 ancianos en Grecia y la Vulgata latina dan a ambos libros de las Crónicas el nombre de Paralipómenos, que significa "que corren paralelos" a I y II Reyes. Esto no es del todo cierto, porque si bien las Crónicas en efecto describen los reinados de Israel, no narran hechos que se hayan omitido en los otros.

División del libro original

Al igual que en el caso de Samuel, Reyes y Esdras- Nehemías, lo que en su origen fue un solo libro ha sido dividido más tarde y artificialmente en dos obras. La razón de estas divisiones era, seguramente, convertir el enorme texto del libro original en dos rollos de menores dimensiones y por lo tanto más fáciles de manejar. Por eso, este libro y I Crónicas deben considerarse partes de uno solo.

Asimismo, debe señalarse que I y II Crónicas forman una clara unidad temática y estilística con Esdras y Nehemías.

Autor y época

El autor de II Crónicas es completamente desconocido, aunque la tradición judía lo atribuye al escriba Esdras, posiblemente en razón de las similitudes de vocabulario y estilo con el libro de su nombre. Su pensamiento demuestra que ha estudiado la doctrina y reflexionado largamente sobre ella de la mano de excelentes maestros judíos. Escribió su libro a fines del siglo IV o en la primera mitad del III a. C.

Contenido

Los Libros de las Crónicas hacen una relación histórica de los eventos más importantes del pueblo judío desde los orígenes hasta el decreto de Ciro el Grande que pone en libertad a los hebreos luego del Cautiverio en Babilonia.

II Crónicas en particular narra el período comprendido entre la muerte de David y la liberación final. Cuenta la historia de cada rey de manera muy esquemática y no exhaustiva, indicando en general: nombre del padre, nombre de la madre, duración del reinado, sucesor, lugar de la sepultura, principales acontecimientos y sincronía de cada uno de los reyes de Israel.

Diferencias con los Libros de los Reyes

Las Crónicas se diferencian de los Reyes en el sentido de que el Cronista ha preferido contar la historia de su pueblo pero poniendo en primer plano los asuntos de la religión. No logra esto mediante la confrontación documental sino más bien comparando cada uno.

La verdadera intención del autor de II Crónicas parece ser justificar teológicamente las soluciones que los maestros postexílicos dieran a graves problemas religiosos, políticos y religiosos; la manera de hacer esto es presentar al rey David como modelo perfecto de personalidad judía, refiriendo todo lo que David fue, hizo y dijo a los orígenes mosaicos de la Ley.

Las Crónicas están, por lo tanto, relacionadas con la enseñanza o midrash, cuya técnica educativa fue siempre analizar el remoto pasado para explicar las realidades del presente.

Utilización de las fuentes

II Crónicas es un libro sumamente dependiente de sus fuentes, especialmente los Reyes. A veces las cita textualmente, pero otras se toma grandes libertades a fin de relatar los hechos de frente a sus objetivos pedagógicos.

Independientemente de ello, la prosa del Cronista es muy rico: abrevia largos párrafos antiguos, moderniza la gramática y el estilo, omite repeticiones, desplaza y ubica correctamente ciertos acontecimientos y agrega su propia verba florida en numerosos puntos del texto.

Sin embargo, supedita todo su trabajo al abrazo de la doctrina, la cual, evidentemente, conoce a la perfección.

Sentido religioso

Si se tiene en cuenta el hecho de que en el momento en que se escriben las Crónicas la mayoría de los judíos viven en la Diáspora, entonces queda muy claro que la intención del Cronista es exaltar la unidad del judaísmo.

Presenta la comunidad davídica como continuadora y heredera de la sociedad mosaica y no vacila en hablar de una alianza entre Dios y David en los mismos términos en que el Éxodo habla de la alianza entre Dios e Israel.[1]

Referencia

  1. II Crónicas