FANDOM


Primer Libro de los Reyes
Prophet-Elias-Grk-ikon
Datos básicos
Idioma Hebreo
Abreviatura 1R.
Números
Capítulos 22
Nombre
Hebreo א םיכָלְמ,
Más datos
Testamento Antiguo Testamento
Sección Historicos
Otros datos


Primer Libro de los Reyes es uno de los libros del Antiguo Testamento de la Biblia y del Tanaj. Tanto en la Biblia católica como en la judía, es precedido por el Segundo Libro de Samuel, y sucedido por el Segundo Libro de los Reyes. Se lo conoce también como Libro Primero de los Reyes o III Reyes en los LXX y la Vulgata latina.[1]

Contenido

David muere y Salomón sube al trono. Al principio de su reinado, asume las promesas de Dios a David y trae esplendor, paz y prosperidad a su pueblo. La pieza central del reinado de Salomón es la construcción del Primer Templo: la afirmación de que esto tuvo lugar 480 años después del Éxodo de Egipto lo marca como un acontecimiento clave en la historia de Israel. Al final, sin embargo, sigue a otros dioses y oprime a Israel. Como consecuencia de la falta de Salomón el reino de David se divide en dos en el reinado de su hijo Roboam, quien se convierte en el primer rey del reino de Judá.

Los reyes que siguen a Roboam en Jerusalén siguen la línea real de David heredan la promesa a este. En el norte, sin embargo, las dinastías se suceden en rápida sucesión y los reyes son uniformemente malo. Al fin, Dios trae a los Asirios para destruir el reino del norte, dejando a Judá como el único depositario de la promesa.

Ezequías, rey de Judá, hizo lo recto ante los ojos del Señor, centralizó el sacrificio en el Templo de Jerusalén y destruyó a los dioses. Yavé salva a Jerusalén y al reino de Judá de la invasión de Asiria. Pero Manasés, el próximo rey, revierte las reformas y Dios anuncia que va a destruir a Jerusalén por causa de esta apostasía.

El nieto de Manasés, Josías hace reformas y destruye a los dioses, pero es demasiado tarde: Dios, hablando a través de la profetisa Hulda, afirma que Jerusalén debe ser destruida.

Dios trae a los babilonios contra Jerusalén; Yavé abandona a su pueblo, Jerusalén es arrasada y el Templo, destruido, y el pueblo es desterrado a Babilonia. Al final Joaquín, el último rey, es puesto en libertad y se le dio honor en Babilonia.[2]

El Judá e el Israel son considerados independientemente, y analizados en forma exhaustiva. El Libro de 1 de Reyes comienza con el reinado de Salomón y termina con el profeta Elías. La diferencia entre ambos marca el tono del libro según muchos exégetas. Salomón nace después de un escándalo en palacio entre David y Betsabé. Salomón es presentado como un buen rey al comienzo, ora por sabiduría y construye el Templo, tarea que insume siete años. Más tarde, según el relato, toma un gran número de esposas algunas de las cuales lo incitan a adorar a otros dioses, violando la Alianza con Yavé. A la muerte de Salomón, el reino unificado se divide. Judá es gobernada por Roboam, hijo de Salomón, mientras que Israel elige como soberano a Jeroboam.

Según el libro, los israelitas fueron gobernados por una serie de reyes, muchos de los cuales fueron impíos e idólatras, lo cual alejó a la nación de Dios y ni aun la predicación de Elías pudo traerlos de regreso a Él. Entre los reyes más malvados se mencionan Acab y su esposa Jezabel, quienes prácticamente imponen el culto de Baal en lugar de Yavé. Elías trató de llevar a los israelitas de regreso a la adoración de Yavé, aun desafiando a los sacerdotes idólatras de Baal a confrontarse con Dios en el Monte Carmelo. Desde luego Dios ganó. Esto hizo que la reina Jezabel se enojara tanto, que ordenó la muerte de Elías, quien huyó y se escondió en el desierto.

Deprimido y exhausto, le dijo a Dios: "Déjame morir". Pero Dios le envió comida y ánimo al profeta y le habló en un "suave murmullo", y en el proceso salvó su vida para la obra aún por hacer.

Estructura

La descripción de los reinados sigue una pauta más o menos constante, pero algo diferente para cada uno de los reinos:

  • Reino de Judá
  1. Sincronismo del rey en cuestión con su contemporáneo de Israel.
  2. Edad del soberano al subir al trono.
  3. Duración del reinado.
  4. Nombre de su madre.
  5. Juicio religioso sobre su mandato.
  • Reino de Israel
  1. Sincronismo del reinado con el de Judá.
  2. Duración del reinado.
  3. Juicio (siempre negativo) que incluye una condena general de índole religiosa y una condena individual por haber continuado el error de dividir el reino.
  • Fórmulas de cierre.

Son iguales para ambos reinos:

  1. Referencias detalladas a los anales de Judá e Israel.
  2. Muerte del rey y mención de su sepultura.
  3. Si corresponde, nombre del hijo que lo sucede.

Discordancias en la estructura

La rígida estructura de los Libros de los Reyes se viola solo en tres oportunidades: a partir de la caída de Israel, durante el ciclo de Elías y al narrar la historia de Eliseo. Junto con II Reyes, se puede también ver una estructura concéntrica en la cual los ciclos de Elías y Eliseo (I R 17-II R 12) estarían al centro y serían rodeados por tres anillos: el más remoto que habla del esplendor (I R 1-11) y decadencia (II R 18-25) de Jerusalén con la construcción y profanación del Templo respectivamente, y el inicio y fin de la dinastía real; seguido por el inicio (I R 12-14) y fin (II R 17) del Reino del Norte; y por un último anillo en el que se dan descripciones semejantes de los reyes de Judá (1 R 15-16 y 2 R 13-16).

Composición

En la Biblia hebrea original utilizada por judíos, 1 y 2 Reyes son un solo libro, al igual que 1 y 2 Samuel. Cuando la Biblia hebrea fue traducida al griego en los últimos siglos a. C., Reyes se unieron a Samuel en una sola obra en cuatro partes llamada el Libro de los Reinos. La rama ortodoxa griego del cristianismo sigue utilizando la traducción griega (la Septuaginta), pero cuando se hizo una traducción latina, la Vulgata, para la iglesia occidental, el Libro de los Reinos fue llamado por primera vez el Libro de los Reyes y, finalmente, tanto Reyes como Samuel fueron separados en dos libros cada uno.

Historia deuteronomista

Según la tradición judía el autor de Reyes fue Jeremías. La opinión más común hoy en día es la tesis de Martin Noth, Reyes es una serie unificada de libros que reflejan el lenguaje y la teología del libro de Deuteronomio. Los estudiosos de la Biblia por lo tanto lo llaman historia deuteronomista.

Noth argumentó que la historia fue obra de un solo individuo que vivió en el siglo VI, pero los estudiosos de hoy tienden a tratarlo como compuesto por al menos por dos ediciones, una primera edición de la época de Josías y una segunda edición de mediados siglo VI.

Fuentes

Los autores de la historia deuteronomista citan una serie de fuentes, incluyendo por ejemplo un "libro de los Hechos de Salomón" y, con frecuencia, los "Anales de los reyes de Judá" y un libro aparte, las "Crónicas de la Reyes de Israel ".

La perspectiva deuteronomista es particularmente evidente en las oraciones y discursos de figuras clave en los principales puntos de transición. El discurso de Salomón en la dedicación del templo es un ejemplo clave, las fuentes han sido en gran medida editadas para cumplir la agenda deuteronomista.

Para el resto de la historia de Salomón, el texto cita su fuente: "el libro de los hechos de Salomón", pero se emplearon otras fuentes, y mucho fue añadido por el redactor. Las dos "crónicas" de Israel y de Judá proporcionaron el marco cronológico, pero pocos detalles aparte de la sucesión de los monarcas y el relato de cómo el Templo de Salomón fue despojado progresivamente a medida que la verdadera religión declinó. Una tercera fuente o un conjunto de fuentes, fueron los ciclos de las historias de los profetas Elías y Eliseo, Isaías, Ahías y Micaías, además de un par de pequeñas tradiciones diversas.

La conclusión del libro (2 R 25:18-21, 27-30), probablemente se basa en el conocimiento personal. Algunas secciones fueron adiciones editoriales no basada en fuentes. Estas incluyen varias predicciones de la caída del reino del norte, la predicción equivalente de la caída de Judá tras el reinado de Manasés, las reformas de Josías de acuerdo con las leyes de Deuteronomio, y la revisión de la narrativa de Jeremías relativa últimos días de Judá.[2]

Intención del autor y doctrina

El escritor bíblico manipula libremente sus fuentes: a veces las nombra y cita, pero otras se aparta de ellas, las silencia y las omite. Cuenta brevemente y con ligereza la expedición egipcia contra Israel (1 R 14:25-28), relatando solamente el robo del Templo de Jerusalén por parte del Faraón y el modo en que se apropiaron de los escudos mandados a confeccionar por el rey Salomón. En cambio, no menciona en absoluto la decisiva batalla de Qarqar (853 a. C.).

La explicación es que los Libros de los Reyes no son en realidad históricos sino más bien (una constante en esta sección de la Biblia) historias religiosas. El autor se concentra en el Templo porque en él se consuma la relación del pueblo con Dios. Las normas del culto siguen al Deuteronomio y, en este sentido, el cumplimiento de la Ley que se guarda precisamente en el Templo y la reforma religiosa son el fin y el origen de la narración que el autor está redactando al menos en su versión original.

Temas fundamentales

El concepto básico que transmiten los Libros de los Reyes se puede resumir con estas palabras: un solo Templo y un solo Dios. Como Reyes no es un libro histórico sino la demostración de una tesis teológica, la conclusión se lee, por ejemplo, en la plegaria de Salomón en la ceremonia de dedicación del Templo (1 R. 8). Cada reinado, a su vez, colabora con esa demostración, porque todos los reyes de Israel son condenados. De los de Judá, solo ve con buenos ojos el autor a ocho, los ocho que han enfrentado al paganismo, han ayudado al Templo o han sido fieles a la Ley. De los ocho, solo dos son alabados extensamente.[1]

Referencias

  1. 1,0 1,1 I Reyes
  2. 2,0 2,1 Books of Kings