FANDOM


Libro de Nehemías
Reconstruction of the temple of Jerusalem
Datos básicos
Autor Nehemías
Idioma Hebreo
Abreviatura Ne.
Números
Capítulos 13
Nombre
Más datos
Testamento Antiguo Testamento
Sección Historicos
Otros datos


El Libro de Nehemías es un libro del Tanaj, el Antiguo Testamento de la Biblia. En la Biblia católica se encuentra ubicado entre Esdras y Tobit, y en la Reina-Valera entre Esdras y Ester.

División del libro original

En su origen, los libros de Esdras y Nehemías eran una sola obra que fue dividida artificialmente en tiempos posteriores. Ambos libros forman una unidad temática y estilística con I y II Crónicas.

Autor y fecha

La tradición atribuye la autoría del libro al propio Nehemías, gobernador de Judea, aunque esta teoría no puede comprobarse por medios técnicos. Es casi seguro que en su origen haya sido escrito por la misma mano que Esdras, aunque cambios de orden, adiciones y sustracciones han desordenado a ambos libros de tal modo que este aserto es también muy difícil de demostrar.

Hay partes del libro escritas en primera persona como si las hubiese redactado el propio Nehemías (Neh. 1-7, 12:27-47 y 13), pero también hay capítulos enteros en que se lo menciona en tercera persona (Neh. 8, 9 y 10). Se dice tradicionalmente que Nehemías escribió en primera persona, y que Esdras completó algunos fragmentos. Admitiendo esto, se sigue especulando que si los redactores fueron ambos, el "coordinador de redacción" fue el mismo Nehemías y se lo reputa responsable del libro completo, salvo Neh. 12:11 y Neh. 12:22-23, de autor y origen desconocido,posiblemente adiciones posteriores.

Sí se sabe que el ordenamiento, revisión y corrección del texto ocurrieron en tiempos posteriores a la redacción del libro. Si en verdad el autor fue Nehemías, entonces el libro fue redactado entre 431 y 430 a. C., cuando el hombre real había regresado por segunda vez a Jerusalén después de su visita a Persia.

Cronología y temas tratados

Como queda dicho, 1 Crónicas, 2 Crónicas, Esdras y Nehemías constituyen una unidad temática. El autor de los dos primeros no corresponde con el o los de los dos últimos, aunque sí pertenecían a la misma escuela literaria y casi con seguridad formaban parte del personal de servicio del Templo.

Concretamente, Esdras y Nehemías relatan los hechos acaecidos en un siglo entero, desde 538 a. C. (decreto de Ciro el Grande) hasta el fin de la actividad de Nehemías (432 a. C.). La parte que corresponde a Nehemías trata especialmente de la reconstrucción de Jerusalén (Neh. 1-13).

En el 445, Nehemías llega a la ciudad y se ocupa de reconstruir las murallas. Su mandato como gobernador dura hasta el año 433. Más o menos alrededor de 424 se desarrolla la segunda misión de Nehemías. A pesar de la prolijidad de ambos libros y el largo período que ocupan, no contienen ni la más mínima mención al lapso comprendido entre 516 y 448 a. C.

Argumento

El libro de Nehemías consta de cuatro partes, a saber:

  • La narración de la reconstrucción de las murallas de Jerusalén y el hecho de que Nehemías había encontrado a aquellos que habían regresado de Babilonia (caps. 1 a 7).
  • Una descripción de las prácticas religiosas entre los judíos durante este periodo (8-10).
  • Un censo del crecimiento demográfico de Jerusalén, un recuento de la población adulta masculina, un registro de los nombres de los jefes de familia y las listas de sacerdotes y levitas (11 y 12:1-26).
  • La dedicación del muro de Jerusalén, el arreglo del templo y las reformas llevadas a cabo por Nehemías (12:27 a 13).

Este libro concluye la parte de narración histórica estricta del Antiguo Testamento, si es que no se considera al libro de Ester en esta sección. El profeta Malaquías fue posiblemente contemporáneo de Nehemías.[1]

Resumen

Los eventos tienen lugar en la segunda mitad del siglo V a. C. Junto con el libro de Esdras como Esdras-Nehemías, representa la última parte de la narración histórica de la Biblia hebrea.

El núcleo original del libro, el libro de memorias en primera persona, puede haber sido combinado con el núcleo del libro de Esdras alrededor de 400 a. C., además de posibles ediciones en la época helenística, pero este punto de vista se debate.

El libro cuenta cómo Nehemías, en la corte del rey en Susa, se informó de que Jerusalén esta sin murallas y resuelve restaurarlas. El rey lo nombra como gobernador de Judá, y viaja a Jerusalén. Allí se reconstruye las murallas a pesar de la oposición de los enemigos de Israel, y las reformas de la comunidad de conformidad con la ley de Moisés.

Después de 12 años en Jerusalén, vuelve a Susa, pero posteriormente vuelve a visitar Jerusalén. Encuentra que los israelitas han tomando esposas no judías, y él se queda en Jerusalén para hacer cumplir la Ley.

  1. En el vigésimo año de Artajerjes I, Nehemías, copero al rey en Susa, la capital persa, se entera de que las murallas de Jerusalén están destruidas. Ora a Dios, recordando los pecados de Israel y la promesa de la restauración a la tierra, y le pide a Artajerjes la autorización para regresar a Jerusalén y reconstruir sus muros; el rey es receptivo y extiende su ayuda en esta misión.
  2. Nehemías vuelve a Jerusalén, llevando cartas de autorización del rey; inspecciona las murallas.
  3. Nehemías y los judíos, incluiyendo el Sumo Sacerdote Eliasib, comienzan a reconstruir a Jerusalén.
  4. Los enemigos de los judíos hacen un complot para atacar a Jerusalén, requiriendo que los judíos trabajen armados.
  5. Nehemías ve que los nobles judíos están oprimiendo a los pobres, y obliga a la cancelación de toda deuda e hipotecas.
  6. Sanbalat acusa a Nehemías de la planificación de una rebelión contra Artajerjes, pero las murallas son completadas.
  7. Nehemías designa funcionarios y establece guardias en las murallas y puertas; planea censar a los judíos y encuentra el censo de los que habían regresado antes.
  8. Nehemías reune a la gente y Esdras lee la Ley de Moisés; Nehemías, Esdras y los levitas instituyen la Fiesta de los Tabernáculos, de conformidad con la Ley.
  9. Los judíos hacen penitencia y piden, recordando sus pecados pasados, la ayuda de Dios y la promesa de la tierra.
  10. Los sacerdotes, levitas y el pueblo de Israel hacen un pacto, comprometiéndose a separarse de los pueblos de los alrededores y de guardar la Ley.
  11. Jerusalén es repoblada por los judíos que viven en los pueblos y aldeas de Judá y Benjamín.
  12. Una lista de los sacerdotes y levitas que regresaron en el tiempo de Ciro se presenta; Nehemías, ayudado por Esdras, supervisa la dedicación de las murallas y la ciudad reconstruida.
  13. Después de 12 años, Nehemías vuelve a Susa; más tarde regresa a Jerusalén, y encuentra que ha habido retrocesos en su ausencia. Toma medidas para hacer cumplir sus reformas anteriores y pide el favor de Dios.[2]

Valor histórico

El valor histórico de Nehemías es innegable. El autor es un historiador competente y honesto en lo que respecta a la historia de su pueblo, y las fuentes de que echó mano continúan siendo válidas en la actualidad.

Objetivos del libro

Como empleado del Templo de Jerusalén, el autor de Nehemías intenta demostrar que la única forma lógica de gobierno para Israel es la teocracia. Sigue, por tanto, el canon conocido como "historia deuteronómica", que ya estaba terminado cuando él comienza a componer Nehemías, formado por los libros del Deuteronomio, Josué, Jueces, 1 y 2 Samuel y 1 y 2 Reyes.

Nehemías pretende perfeccionar y profundizar en la historia deuteronómica subrayando los designios y actividades de Dios en los sucesos que narra. Así, convierte a David en la figura más importante de toda la Biblia, porque lo considera el perfeccionador de las leyes del legislador Moisés.

Deja el autor sin efecto las distinciones raciales y religiosas entre Israel y las tribus del norte, a las que llama en conjunto con un único nombre ("Israel") para simbolizar con ello la unidad davídica y mesiánica, y remarca la homogeneidad lingüística, histórica y cultural que cohesiona al pueblo de Dios. Los aspectos señalados son especialmente visibles en Neh. 11:4 y 12:44.

Aspectos religiosos

Nehemías es un libro mesiánico, y por lo tanto sigue a los reformadores religiosos judíos que entendían que Dios propone un nuevo paso hacia el Mesías. Ninguno de los protagonistas conseguirá restaurar a la Casa real de David, pero se hace evidente que van en la dirección correcta. La autonomía política judía se ha perdido, porque los personajes son fervientes judíos pero también funcionarios leales a sus jefes persas.

Aquellos que han sido liberados por Ciro de Babilonia donde estaban cautivos, se aglutinan ahora alrededor del Templo y adoptan una actitud aislacionista y legalista. Existe el peligro de caer en el esoterismo, pero los profetas mantendrán el orden y la esperanza. Se observa en Nehemías un radical ascenso intelectual del pueblo hebreo: mientras los perezosos y mediocres se quejan de la difícil situación, la nobleza judía se acercará a Dios, se abrirán muchas sinagogas, escuelas de escribas que siguen las enseñanazas de los profetas Ezequiel y Esdras y el Sanedrín o consejo de ancianos establecerá una evolucionada reforma judicial. Es, desde todo punto de vista, el canto de gloria y unidad de un pueblo que se había visto al borde de la aniquilación por el Helenismo (véase 1 Macabeos).

Análisis del libro

La adoración verdadera triunfa mediante la acción decisiva y la firme confianza en Yavé. Esa es la esencia del libro de Nehemías.

Es un vívido relato de la reedificación del muro de Jerusalén bajo la valerosa dirección de Nehemías. El libro abarca un período decisivo en el que comenzarían las 70 semanas proféticas de años que llevarían a la aparición del Mesías Jesús. (Dan. 9:24-27)

El versículo de apertura y el relato escrito en primera persona identifican claramente a Nehemías como el escritor. Este libro es una continuación de Esdras y recoge la narración unos 12 años después de los sucesos que Esdras registró. Al leer este relato, podemos ver cómo Yavé dirige los sucesos a fin de efectuar su voluntad y cómo él fortalece y consuela a sus siervos leales. La mala situación de Jerusalén se describe en el Sefer Nejemyáh (1:1–13:31).

Nehemías, el copero del rey persa, se entera de que los muros de Jerusalén todavía se hallan en ruinas y que la gente está "en una situación calamitosa". Profundamente angustiado, Nehemías desahoga su corazón en oración fervorosa a Yavé. El rey se da cuenta de su pesadumbre y por eso le da la oportunidad de viajar a Jerusalén para ver lo que puede hacer para reedificar el muro de la ciudad.[1]

Referencias

  1. 1,0 1,1 Libro de Nehemías
  2. Book of Nehemiah