FANDOM


Libro de Jonás
Jonas y el pez
Datos básicos
Autor Jonás
Fecha Siglo V
Idioma Hebreo
Abreviatura Jon.
Números
Capítulos 4
Versículos 48
Nombre
Más datos
Testamento Antiguo Testamento
Sección Proféticos
Número de libro 8
Otros datos
Eventos Importantes Conversión de Nínive


El Libro de Jonás es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que en las biblias cristianas se ubica entre los libros de Abdías y Miqueas. Todo invita a situar la composición después del Destierro, en el curso del siglo V.

Contenido

Jonás es el único libro del Antiguo Testamento que trata exclusivamente de la comisión encargada a un profeta de Yavé de ir a una ciudad pagana, Nínive, a proclamar un mensaje de juicio, lo que resultó en el arrepentimiento de dicha ciudad. Fue Jonás, hijo de Amitai, quien vivió las experiencias que se relatan en este libro. Puesto que es probable que fuese el mismo Jonás que se menciona en 2 Reyes 14:25, debió profetizar durante el reinado del rey Jeroboán II de Israel (c. 844-804 a. C.). Por lo tanto, es razonable situar los acontecimientos registrados en el libro de Jonás en el siglo IX a. C.

El libro relata que Jonás se negó a obedecer y huye de la presencia de Yavé embarcándose rumbo a Tarsis; pero, en el camino, Dios prepara una tempestad y los tripulantes al saber que huía de Yavé lo arrojan al mar en medio de la tempestad. Entonces Dios envió un gran pez para que se tragara a Jonás. Después de tres días de permanecer en el vientre del pez durante los cuales Jonás oró, Yavé dio la orden de que el pez vomitara a Jonás, arrojándolo a tierra firme.

Después de esto, Jonás recibió por segunda vez la orden de Dios de ir a predicar a Nínive. Jonás accedió y en esa ciudad anunció la destrucción inminente para temor de todos sus habitantes:

"Dentro de cuarenta días Nínive será destruida".

El rey de la ciudad, al enterarse sobre dicho designio, ordenó el ayuno de toda la población. Al presenciar el arrepentimiento masivo de la población de Nínive, Dios decidió que no castigaría la ciudad ni a sus habitantes. Jonás se enojó al contemplar la piedad de su Dios y el hecho de que su profecía no se cumpliera, por lo que se marchó de la ciudad disgustado.

Dios lo reprendió por su falta de compasión hacia los muchos miles de personas y animales de Nínive, pero al final lo alecciona.[1]

Contexto historico

Nínive fue la capital del antiguo imperio asirio, que cayó ante los babilonios y los medos en 612 a. C. El libro llama a Nínive la gran ciudad, en referencia a su tamaño y, tal vez, a su riqueza. La historia de la liberación de la ciudad del juicio puede reflejar una tradición mayor que se remonta al siglo VIII a. C.

Asiria a menudo se opuso a Israel y finalmente llevo al cautiverio a los israelitas. La opresión asiria contra los israelitas se puede ver en las amargas profecías de Nahúm.

Rollos del Mar Muerto

Se encontraron fragmentos del libro entre los Rollos del Mar Muerto, la mayoría de los cuales siguen el texto masorético y reproducen una gran parte del texto. En cuanto a los escritos no canónicos, la mayoría de las referencias a los textos bíblicos fueron hechas por argumentum ad verecundiam.[2]

Características

El libro de Jonás es una historia narrativa que tiene como propósito dar testimonio de la gracia de Dios y que el mensaje de salvación es para todos los seres humanos. Este libro difiere de los otros libros proféticos en el hecho de que se concentra en el profeta y no en sus profecías. La escritura solo contiene un verso que resume el mensaje de Jonás para Nínive.

Posteriormente Jesús mencionará la historia de Jonás como una ilustración de su muerte y resurrección.

Una tradición en Marruecos supone que Jonás fue devuelto por el gran pez en la playa de Massa, en el área que actualmente ocupa el Parque Nacional de Souss-Massa.[1]

Enseñansas

La historia de Jonás es un drama entre un hombre pasivo y un activo Dios. Jonás, cuyo nombre literalmente significa "paloma", lleva consigo un elemento de la pasividad. El carácter pasivo de Jonás se contrasta con el carácter totalmente activo de Dios. Mientras Jonás huye, Dios persigue; mientras Jonás cae, Dios levanta. El carácter de Dios en la historia se revela progresivamente a través del uso de ironías. En la primera parte, Dios es implacable y colérico y, en la segunda parte, se revela verdaderamente amoroso y misericordioso.

Los marineros y ninivitas están en contraste con la pasividad de Jonás. Mientras que Jonás duerme en el casco, los marineros rezan y tratan de salvar el barco de la tormenta. Mientras que Jonás fue obligado a actuar bajo la Voluntad Divina, la gente de Nínive activamente hacen que Dios cambie de opinión.

Dios llama a Jonás a proclamar el juicio a Nínive, pero Jonás se resiste e intenta huir. Va a Jope y sube a un barco con destino a Tarsis. Dios llama a una gran tormenta en el mar y la tripulación del barco echan a Jonás por la borda en un intento de apaciguar a Dios. Una gran criatura marina enviada por Dios se traga a Jonás y, durante tres días y tres noches, Jonás languidece en el vientre del pez. Él se arrepiente por su desobediencia y le pide a Dios misericordia. El peces vomita a Jonás y este obedece al llamado a profetizar contra Nínive, haciendo que la gente de la ciudad se arrepienta y Dios los perdona.

Jonás está furioso y le dice a Dios que esa es la razón por la que trató de huir de él, Dios es justo y misericordioso. Acontinuación, suplica a Dios que lo mate; pero Dios hace que un árbol crezca por encima de él, dándole sombra. Inicialmente agradecido, Jonás se enoja al día siguiente, cuando Dios envía un gusano que mata a la planta y le dice a Dios que sería mejor si estuviera muerto. Dios le dice que si se preocupa por una planta por la que no tubo que trabajar y que nació en una noche y en otra pereció, no debería Él preocuparse por Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no conocen su mano derecha de su izquierda, y también muchos animales.

Irónicamente, el Dios implacable se convierte en el Dios misericordioso. Igualmente irónico es que, a pesar de no querer ir a Nínive y seguir el llamado de Dios, Jonás se convierte en uno de los profetas más eficaces de Dios. Como resultado de su predicación, toda la población de Nínive se arrepiente ante el Señor y se salvan de la destrucción.

El autor indica que la ciudad tiene más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha de su izquierda. Mientras que algunos comentaristas ven este número como una referencia un tanto peyorativa a ninivitas ignorantes; la mayoría de los comentaristas creen que se refiere a los niños pequeños, por lo que implica a una población considerablemente mayor que 120. 000.

Interpretación judía

La historia de Jonás tiene numerosas implicaciones teológicas que han sido reconocidas. En las primeras traducciones de la Biblia hebrea, los traductores judíos tendían a eliminar la imaginería antropomórfica con el fin de evitar que el lector entendiera mal los textos antiguos. Esta tendencia se evidencia tanto en las traducciones arameas (por ejemplo, el Targum) y las traducciones griegas (por ejemplo, la Septuaginta).

En lo que se refiere al Libro de Jonás, el Targum ofrece un buen ejemplo de ello.

Interpretación cristiana

Las interpretaciones cristianas de Jonás se encuentran en el Evangelio de Mateo y el Evangelio de Lucas. Tanto Mateo como Lucas se registra una tradición sobre la interpretación del Libro de Jonás de Jesús. Al igual que con la mayoría de las interpretaciones del Antiguo Testamento que se encuentran en el Nuevo Testamento, la interpretación de Jesús es ante todo tipológica. Jonás se convierte en un "tipo" para Jesús.

Jonás pasó tres días en el vientre del pez, Jesús va a pasar tres días en la tumba. Mientras Jonás clamó metafóricamente desde el seno del Seol; Jesús,literalmente, estará en el vientre del Infierno. Finalmente, Jesús compara su generación con la gente de Nínive. Jesús es un nuevo Jonás, pero su generación no son un nuevo Nínive. Nínive se arrepintió, pero la generaciónde Jesús, viendo y oyendo de uno mayor que Jonás, no se arrepiente. A través de su interpretación tipológica del Libro de Jonás, Jesús ha pesado a su generación y ha encontrado faltos.

San Agustín de Hipona

El debate sobre la credibilidad del milagro de Jonás no es moderno. La credibilidad de que un ser humano sobreviva en el vientre de un gran pez durante mucho tiempo ha sido cuestionada.

En el 409 d. C., San Agustín de Hipona escribió a Deogratias, relativo al milagro de Jonás. San Agustín responde que si uno se va a interrogar a un milagro, entonces debe hacerlo con todos los milagros. Sin embargo, a pesar de su disculpa, san Agustín ve la historia de Jonás como una figura de Cristo.

Jonás pasó desde el barco al vientre de la ballena, así Cristo pasó de la cruz al sepulcro, desebdiendo al Hades. Y como Jonás sufrió esto por el bien de las personas que estaban en peligro por la tormenta, Cristo sufrió por el bien de aquellos que se arrojaban sobre las olas de este mundo.

San Agustín atribuye su interpretación alegórica a la interpretación del mismo Cristo (Mt 12:39-40) y que permite otras interpretaciones, siempre y cuando esten en línea con la de Cristo.

El gran pez

El texto hebreo de Jonás 2:1 se lee gadol dag en hebreo literalmente significa "gran pez". La Septuaginta traduce al griego como Ketos megas, "gran pez"; en la mitología griega el término se asocia estrechamente con monstruos marinos. San Jerónimo tradujo la frase griega como granda piscis en su Vulgata Latina y como cetus en Mateo 12:40. En algún momento, cetus convirtió en sinónimo de ballena. En su traducción de 1534, William Tyndale tradujo la frase como "gran pez" y tradujo la palabra Ketos (griego) o Cetus (Latino) en Mateo 12:40 como "ballena". La traducción de Tyndale fue luego seguida por los traductores de la versión King James de 1611 y ha gozado de aceptación general en traducciones al inglés.

El libro se refiere al pez en 2:1 como gadol dag, "gran pez", en masculino. Sin embargo, en el 2:2, cambia a daga, pez hembra. La peculiaridad de este cambio de género llevó a los rabinos posteriores a pensar que esto significa que Jonás estuvo cómodo en el pez macho espacioso, por lo que no oró, así que Dios luego lo transfirió a una hembra más pequeña en la que el profeta estubo incómodo de modo que oró.[2]

Referencias

  1. 1,0 1,1 Libro de Jonás
  2. 2,0 2,1 Book of Jonah