FANDOM


Libro de Abdías
Obadiah
Datos básicos
Autor Abdías
Fecha 848-841 a.C.
Idioma Hebreo
Abreviatura Abd.
Números
Capítulos 1
Versículos 21
Nombre
Más datos
Testamento Antiguo Testamento
Sección Proféticos
Número de libro 7
Otros datos


El Libro de Abdías [1] es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo. Pertenece a la colección llamada "Profetas Menores" por su poca extensión y se encuentra ubicado entre los libros de Amós y Jonás. Es el libro más breve del Antiguo Testamento, ya que cuenta con solo 21 versículos en un único capítulo.

Autor y fecha

Se desconoce casi todo acerca del autor del libro. Según ciertos autores, el profeta Abdías habría sido un príncipe enviado por el rey Josafat para adoctrinar al pueblo judío, junto con otros dos príncipes, en la Ley de Yavé. De acuerdo con esta hipótesis, la profecía de Abdías data de entre los años 848 y 841 a.C. Si esto es cierto, entonces el libro de Abdías muy bien puede ser consecuencia de la desastrosa campaña militar del rey Joram contra los idumeos.[2]

La fecha de composición se discute y es difícil de determinar debido a la falta de información personal sobre Abdías, su familia y su entorno histórico. La fecha de composición, por tanto, debe ser determinada basada en la profecía misma.[3]

División

El libro está dividido de la siguiente manera:

  • Prólogo (1) en que se envía un mensajero a convencer a las naciones de marchar contra Edom.
  • Juicio sobre Edom (2-10)
  • Destrucción de la misma por su maldad (11-14)
  • "Día de Yavé": visión escatológica.[4]

Contenido

El libro de Abdías es una profecía sobre el juicio divino sobre Edom y la restauración de Israel. El texto consta de un solo capítulo, dividido en 21 versos, por lo que es el libro más corto de la Biblia hebrea.

En el judaísmo y el cristianismo, su autoría se atribuye a un profeta que vivió en el período asirio y que se nombró a sí mismo en el primer verso, Abdías. Su nombre significa "siervo de Yavé".

En el cristianismo, el Libro de Abdías se clasifica como un profeta menor del Antiguo Testamento, debido a su corta longitud. En el judaísmo, Abdías se considera un "profeta posterior" y el texto masorético lo sitúa en el Tanaj en la sección Nevi'im en la última categoría llamada Los Doce Profetas.

El libro de Abdías se basa en una visión profética en relación con la caída de Edom, la nación de las montañas, cuyo fundador fue Esaú. Abdías profetiza que Dios que se dirige contra la arrogancia de Edom y les cobra por sus acciones violentas contra su país hermano, Israel.

La mitad occidental de la antigua Edom es el desierto de Negev hasta Eilat, todo parte del Israel moderno. La mitad oriental es propiedad del reino hachemita de Jordania. En los días de Abdías, los edomitas vivían a lo largo de los acantilados y las cimas de las montañas de la tierra árida al sur del Mar Muerto, todo el camino hasta el Golfo de Aqaba, en el Mar Rojo. Había muy pocas tierras cultivables, por lo que los edomitas se ganaban la vida controlando la principal ruta de las caravanas entre Egipto y Babilonia, que pasa a través de toda su tierra.

A lo largo de la mayor parte de la historia de Judá, Edom fue controlado absolutamente desde Jerusalén como un estado vasallo. Abdías dice que la alta elevación de su morada en las montañas de Seir se le subió a la cabeza y se habían hinchado de orgullo. En el 597 a. C., Nabucodonosor II tomó a Jerusalén y se llevó al rey e instaló un gobernante títere. Los edomitas ayudaron a los babilonios saquear la ciudad y Abdías escribió esta profecía alrededor del 590 a. C., dijo que el juicio de Dios acabaría con la casa de Esaú para siempre y ni siquiera un resto permanecería. Los edomitas serían vencidos por los egipcios y dejarían de existir como pueblo. Pero el Señor es dueño de todas las naciones y, algún día, los hijos de Israel regresarían de su exilio y poseerían la tierra de Edom.

Contraste con Amós

En el versículo 18 dice que, una vez que el juicio se ha llevado a cabo, no habrá supervivientes de la casa de Esaú. Así que, de acuerdo con Abdías, no quedará ni un remanente después del juicio. Esto está en contraste con Amós 9:12, donde Amós se refiere a un resto tal que será posesión dada a Israel.

Algunos eruditos han sugerido que la referencia a Edom de Amós es un símbolo de todas las naciones que antes eran enemigas de Israel y no significa literalmente el país de Edom. Esta es sin duda la perspectiva de Lucas cuando recita el pasaje de Amós en Hechos 15:17. Edom es simbólico del remanente de hombres gentiles que eventualmente llevarán el nombre de Dios.

Por otra parte, Frederick A. Tatford dice que la profecía de Abdías se cumple hoy en día, en la actualidad no existe ninguna persona que pueda ser identificada como descendiente de los edomitas.[5]

Contexto histórico

Ya desde tiempos de Esaú y Jacob era evidente la gran rivalidad que existía entre Israel y Edom (Gn 25:23,27:39-40).

En tiempos de la monarquía hebrea, Edom ocupaba un lugar estratégico en la ruta hacia el importante puerto de Elat en el Mar Rojo, y ello ocasionó continuas peleas con los judíos, tal como se relata en 2 Crónicas, 2 Samuel y I y II Reyes. La enemistad entre ambos reinos generó una abundante literatura bíblica antiedomita, ejemplos de las cuales pueden leerse en Ezequiel,Salmos, Isaías, Jeremías y Amós, a la que pertenece la primera parte de Abdías.

Este odio está marcado por la colaboración que los edomitas prestaron a Nabucodonosor II en la guerra hebreo-caldea, y, tras llevarse cautivos los caldeos a muchos judíos, los del Edom aprovecharon para ocupar sus territorios.

El libro de Abdías profetiza la venganza de Yavé contra Edom, que llegará en 312 a. C. con su conquista por parte de los árabes.[4]

Edom es destruido debido a que no ayudo a Israel, cuando estaba bajo ataque. Hay dos principales contextos históricos en los que los edomitas podría haber cometido tal acto. Estos son durante el período entre 853 a 841 a. C., cuando Jerusalén fue invadida por los filisteos y los árabes durante el reinado de Joram (2 R 8:20-22 y 2 Cro 21: 8-20) y 605 a 586 a. C., cuando Jerusalén fue atacada por el rey Nabucodonosor de Babilonia, que llevó al exilio babilónico a Israel.

El primer período colocaría a Abdías como un contemporáneo del profeta Elías, como se refleja en 1 Reyes 18:1-16. El segundo período pondría a Abdías como un contemporáneo del profeta Jeremías.[5]

Sentido religioso

El "Día de Yavé",como en otros libros del Tanaj, es la ejecución de una sentencia de Dios contra una nación, especie de proceso judicial en que la divinidad la juzga por sus crímenes y pecados y actúa en consecuencia. Edom, como todos los demás países que bastardean los derechos humanos y divinos, son castigados de manera inexorable e inmediata.

La venganza de Yavé, al igual que en el Libro de Nahúm, es nacionalista, por contraposición al universalista Deuteroisaías.[4]

Paralelos

La expresión "Día del Señor" de Abdías 1:15, ha sido utilizado por otros autores en tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento:

"Sefarad"

En el libro de Abdías (20) aparece por única vez en la Biblia el nombre de Sefarad. Es lugar incierto, quizá identificable con Sardis o Sparda, sitos en la antigua Persia o Asia Menor.

Los exégetas judíos de la Biblia identificaron Sefarad con Hispania al menos desde el Targum de Jonatán, traducción al arameo de los libros proféticos realizada por Jonatán Ben Uziel, de cronología discutida, pero probablemente de época romana. A partir de ese momento será habitual en la literatura hebrea postbíblica referirse a la península con el nombre de Sefarad. Aparece en las obras de autores sefardíes como Isaac Abravanel y Salomón ben Verga.[4]

Referencias

  1. Obadías, en algunas versiones latinoamericanas modernas, por influencia de la transliteración inglesa Obadiah
  2. Libro de Abdías
  3. Book of Obadiah
  4. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada LA
  5. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada BO