FANDOM


Jeroboam I de Israel

Jeroboam I

Datos personales
Fallecimiento 910 a. C.
Tirsa
Familia
Padres Nabat de Sereda y Seruya
Hijos Abías (Murió siendo niño)
Nadab
Características
Ocupación Rey
Nacionalidad Israelita
Tribu Efraín
Religión Paganismo
Raza Semita

Jeroboam I de Israel fue el primer rey de Israel tras la división de las tribus de Israel, gobernando a 10 de las tribus. Su historia es narrada en el Primer Libro de los Reyes en el que se dice que reinó 22 años.[1]

Biografía

Era un funcionario de Salomón. Bajo la influencia de las palabras del profeta Ajías, quien profetizó que gobernaría las 10 tribus del Norte de Israel, comenzando a formar la conspiración con el fin de convertirse en el rey de las 10 tribus del Norte; pero al ser descubierto, escapó a Egipto, donde estuvo durante un tiempo en la protección de Sisac.

Después de la muerte de Salomón, los conflictos de tipo económico generaron tensiones. La conducta altanera de Roboam con respecto a las 10 tribus del norte, contribuyó a generar una rebelión y Jeroboam regresó a Israel aclamado como rey.

Por medio de su mensajero, el Señor había hablado claramente a Jeroboam acerca de la necesidad de dividir el reino. Esta división debía realizarse, había declarado, por que han adorado a Astarot, diosa de los Sidonios, a Quemos, dios de Moab, y a Moloc, dios de Amón y no han andado en sus caminos como lo hizo David.

Jeroboam I reconstruyó y fortificó Siquem como la capital de su reino. Casi inmediatamente adoptó el medio de perpetuar la división entre el Norte y el Sur, al erigir un becerro de oro tanto en Dan como en Betel, donde él los estableció como símbolos de Dios, imponiendo a la gente no ir más al Templo de Jerusalén, para así traer las ofrendas de los habitantes de su norteño reino solo los lugares santos que él mismo había erigido.

Es posible que los dos becerros de oro emplazados por Jeroboam I en el norteño Reino de Israel hayan sido inspirados por el toro que representaba al dios El (con el que, en su forma plural, se relaciona el dios de los hebreos). Como Todopoderoso, el dios semítico Él fue luego denominado en plural en idioma hebreo: Elohim ("dioses" o acaso una variante del genitivo hebreo El ha-Elim, es decir, "El Dios de los dioses". Durante centurias, El había sido el dios cananeo por excelencia, siendo además el principal dios de los nómadas. Poseía funciones éticas y sociales; era tolerante y benigno y recibía, entre otros, los títulos de «Padre de los Dioses», «Rey», «Padre de los Hombres», «Creador de las Criaturas», «Toro», «Amable» y «Misericordioso». Pero más allá de sus diversos títulos, El era el nombre especial de un dios sumamente particular y que era persistentemente distinguido de otros dioses como "el dios" (es decir, lo que en un sentido monoteísta sería Dios).

De esa manera, no resultaba imposible cambiar la mentalidad de la gente haciendo que Yavé tomase la forma del anterior dios semítico, El, contra el cual, podía sostenerse de algún modo tangencial, habría luchado Jacob para ser renombrado entonces como IsraEl.

Así Jeroboam pasó a la historia bíblica como quien hizo pecar a Israel. Esta política idolátrica fue seguida de todos los reyes de Israel. Mientras él estaba ofreciendo incienso en Betel, el profeta Ido de Judá apareció antes de él con un mensaje de advertencia del Señor. Al intentar detener al profeta y sus palabras, su mano fue secada y el altar se hizo pedazos. En su ruego urgente a Dios, su mano fue sanada; pero el milagro no tuvo ninguna impresión duradera sobre él.

Vano había sido el esfuerzo de Jeroboam por impartir solemnidad a la dedicación de un altar extraño, cuyo respeto habría hecho despreciar el culto de Yavé en el Templo de Jerusalén. Su reinado era uno de constante guerra con el reino del Sur, Judá. Mientras el reino del sur no hizo ningún esfuerzo serio para militarmente recuperar el poder sobre el norte, había una lucha que perduró durante los reinados de varios reyes de ambos reinos.[2]

Referencias

  1. Jeroboam I
  2. Jeroboam I